frase.fw

 

 

 

Miércoles, 21 Octubre 2015 21:18
¿Por qué no nos ponemos de acuerdo?

¿Por qué no nos ponemos de acuerdo?

Por: Eduardo Amorrortu, Presidente de ADEX

Columna publicada en Diario Gestión | 21.10.2015

Es muy curiosa la reacción que suscitan nuestras propuestas para reactivar las exportaciones y contribuir a frenar la desaceleración de la economía.

Prácticamente, el 100% de los analistas concuerdan con ADEX en que el Perú necesita tres reformas: tributaria, laboral, institucional y cinco mejoras sustanciales en la competitividad: infraestructura, educación, seguridad, salud y tecnología. Además, todos coinciden en que hay que levantar una serie de obstáculos a las actividades empresariales, que hay que impulsar la diversificación productiva y encontrar los medios para reanimar las inversiones y exportaciones.

Sin embargo, las opiniones se polarizan cuando se habla de restablecer o incrementar la tasa del drawback o que el BCR revise su política de intervenciones en el mercado cambiario.

Llama la atención la fuerza con la que se publican y generan algunas opiniones en contra de estas dos propuestas. Es poco comprensible que los analistas que se cierran en sus fundamentos teóricos no consideren que los países competidores que están delante de nosotros en el ranking del World Economic Forum aplican toda suerte de incentivos y devalúan sus monedas. Tampoco se entiende que muestren una extraña indiferencia frente a la creciente pérdida de puestos de trabajo durante el presente año solo por la caída de las exportaciones, que ya van en 92,000.

En contraste, hay otras 12 propuestas que generan reacciones aisladas. Si ponemos por delante la responsabilidad que tenemos todos por hacer lo necesario para que el país prospere, valdría la pena preguntarnos ¿por qué no hacemos fuerza común para sacar adelante el 86% de las propuestas en las que hay consenso y dejamos de discutir sobre el restante 14%?

Todos debemos reconocer que la inacción sobre lo fundamental nos está llevando a una situación de crisis que exige medidas de emergencia para no retroceder en todo lo que se ha ganado.

Desde un punto de vista práctico, las 12 propuestas con consenso en el terreno técnico enfrentan una implementación políticamente compleja. Es por eso que no se ha hecho nada, o muy poco, o mal respecto a las reformas, programas y políticas que venimos replicando insistentemente.

Quizás no todos tengan la misma percepción de la gravedad de la situación y no todos se den cuenta de que la caída de las exportaciones es la primera señal del deterioro de toda la economía y esperan que la recuperación del mundo y la mayor producción de cobre arrojen estadísticas más positivas cuando saben muy bien que la estadística no refleja el real bienestar del ciudadano de a pie. Lo cierto es que las exportaciones caen desde el 2012 y no hemos hecho otra cosa que ver cómo la situación económica se tornaba y se torna cada vez más difícil de manejar.

Es momento de reconocer que gastar tiempo y tinta en opiniones y debates no ha servido para incidir ni en medidas de corto plazo ni mucho menos en los cambios estructurales que requiere la economía peruana.

Dejando de lado el fundamentalismo teórico que nos distrae en temas menores, deberíamos trabajar todos para estructurar la agenda de políticas económicas que necesita el Perú reconociendo que el no haber adoptado medidas de fondo en su debido momento ha afectado a los dos motores del crecimiento económico: inversiones y exportaciones. Por lo tanto, la agenda debe estar compuesta por medidas de emergencia para evitar más daños en la capacidad de crecimiento de las empresas exportadoras, por medidas para impulsar el crecimiento económico del país y por medidas estructurales que sienten las nuevas bases para el crecimiento de largo plazo.

Ver artículo original

NUESTRAS WEB

 innovadex

 catalogopesca

 expoalimentaria

 forotextil

directorio

adt

certificado